Transformación Política de China

La Transformación Política de China

Países > China > Transformación de China.

La Historia Política de China

Antes del 4000 a.C. surgió un embrión de Estado chino en la fértil cuenca del Huang He (río Amarillo). La cultura china llegó a la cuenca del Chang Jiang (Yangtsé) hacia el 2500 a.C. y en 500 años el extremo sur también estaba dentro de la órbita china. Hace cuatro mil años, la dinastía Xia gobernaba en la cuenca del Huang He. Hacia el 1500 a.C. fue suplantada por la dinastía Shang, antepasado cultural de la China moderna.

La civilización Shang se extendió desde la región de Huang He. En el oeste, los Shang entraron en conflicto con los Zhou, cuyos gobernantes sustituyeron a la dinastía Shang alrededor del año 1000 a.C.. Bajo los Zhou se desarrolló una administración centralizada. Hacia el 500 a.C., un funcionario de la corte, Kongfuzi (Confucio), esbozó su visión de la sociedad. El confucianismo, que introdujo un sistema de contratación de funcionarios mediante exámenes, siguió siendo dominante hasta mediados del siglo XX.

Los Zhou expandieron el Estado chino hacia el sur, más allá del Chang Jiang. Los territorios dependientes se rebelaban periódicamente contra la autoridad central. En el 221 a.C., el gobernante de Qin se convirtió en el primer emperador de China. Construyó un imperio que se extendía desde el mar de la China Meridional hasta los confines de Asia Central, donde se iniciaron las obras de la Gran Muralla China, una enorme fortificación para mantener a raya a los amenazantes nómadas. La dinastía Qin estandarizó las leyes, el dinero y la administración en todo el imperio, pero duró poco. En el 206 a.C. el Estado se había dividido en tres.

La reunificación se produjo gradualmente bajo la dinastía Han (202 a.C.-200 d.C.), con su eficiente burocracia centralizada. Se creó una nación con similares a las de la China moderna. Pero los territorios periféricos resultaron demasiado lejanos para mantenerlos y el imperio Han cayó ante rebeliones e invasiones. Le siguieron las dinastías Jin (265-316) y Sui (589-612), intercaladas por guerras intestinas y anarquía. La reunificación se logró con la dinastía Tang, que trajo la prosperidad a China desde 618 hasta 917. Con el tiempo, el imperio Tang fue víctima del separatismo.

Bajo los Song (960-1127), el equilibrio de poder se desplazó hacia el sur. El Estado Song perdió el control de la zona al norte del Chang Jiang en 1126, con la invasión de los nómadas de Manchuria. Un imperio Song en declive sobrevivió en el sur hasta 1279.

Gengis Kan

Los invasores del norte fueron derrocados por los mongoles, liderados por Gengis Kan (c. 1162-1227), que reclamaron el resto de China. En 1280, Kublai Khan (1251-94), que había fundado la dinastía Yuan en 1271, invadió el sur de China. La dinastía mongola Yuan adoptó las costumbres chinas, pero fue derrocada por un levantamiento nacionalista en 1368, dirigido por Hongwu (1328-98), un antiguo mendigo que estableció la dinastía Ming.

El imperio Ming se derrumbó en una revuelta campesina en 1644. La capital, Pekín, estaba a sólo 64 km de la Gran Muralla y era vulnerable a los ataques del norte. En pocos meses, el líder campesino fue barrido por la invasión de los manchúes, cuya dinastía Qing gobernó China hasta 1911. Preocupada por las amenazas del norte, China descuidó su frontera costera meridional, donde los comerciantes europeos intentaban abrir el país. A los portugueses, que desembarcaron en la costa china en 1516, les siguieron los holandeses en 1622 y los ingleses en 1637.

El imperio Qing se expandió por Mongolia, Tíbet, y Kazajstán. Pero en el siglo XIX, bajo la presión de las revueltas rurales provocadas por los impuestos y la pobreza, la dinastía Qing se desmoronaba. Las dos Guerras del Opio (1838-42; 1856-58) obligaron a China a permitir la importación de opio de la India a su territorio, mientras Gran Bretaña, , y otros estados europeos obtenían concesiones en «puertos con tratado» que prácticamente quedaron bajo dominio extranjero.

La Rebelión Taiping (1851-64) instauró un estado igualitario revolucionario en el sur de China. Las potencias europeas intervinieron para aplastar la rebelión y en 1860 fuerzas británicas y francesas invadieron Pekín e incendiaron el palacio imperial. Se exigieron nuevas concesiones comerciales. Una China debilitada fue derrotada por Japón en 1895 y perdió Taiwán y Corea.

En 1900 estalló la rebelión xenófoba de los Boxers, liderada por miembros de una sociedad secreta llamada los Puños de la Recta Armonía. El emperador Guangxu (1875-1908) intentó la modernización con la Reforma de los Cien Días, pero fue capturado por la emperatriz viuda conservadora, que aprovechó la rebelión de los bóxers para sus propios fines. La rebelión fue sofocada por tropas europeas en 1901. China quedó entonces dividida en zonas de influencia entre los principales estados europeos y Japón.

Con la autoridad imperial tan debilitada, gran parte del país era ingobernable y propicio a la rebelión. El punto de inflexión llegó en 1911, cuando una revolución liderada por el Kuomintang (Guomintang o movimiento nacionalista) de Sun Yet-sen (Sun Zhong Shan; 1866-1925) derrocó al emperador y al sistema imperial. El autoritario Yuan Shih-kai gobernó como presidente de 1913 a 1916. Tras el derrocamiento de Yuan, China se desintegró en una anarquía de señores de la guerra.

En 1916 Sun fundó una república en el sur de China, pero el norte permaneció fuera de su control. Sun reorganizó el partido nacionalista siguiendo el modelo soviético y cooperó con los comunistas para restablecer la unidad nacional. Pero la rivalidad entre ambos partidos aumentó, especialmente tras la muerte de Sun en 1925.

Nacionalismo y comunismo

Tras la muerte de Sun, el movimiento nacionalista pasó a manos de su aliado Chiang Kai-shek (Jiang Jie Shi; 1887-1976). Como comandante en jefe del ejército nacionalista desde 1925, el poder de Chiang creció. En abril de 1927 intentó suprimir el Partido Comunista Chino en una sangrienta campaña en la que miles de comunistas fueron masacrados. Los supervivientes huyeron a la provincia occidental de Jiangxi. En 1928 el ejército de Chiang entró en Pekín. Con la mayor parte del país reunificado bajo el gobierno de Chiang, éste convirtió Nanjing en la capital de China.

En 1934, los comunistas se vieron obligados a retirarse de la provincia de Jiangxi. Liderados por Mao Zedong (Mao Tse-tung; 1893-1976), recorrieron más de un año en la Larga Marcha de 8.000 km. Acosados por los nacionalistas, acabaron refugiándose en la provincia de Shaanxi.

En 1931, los japoneses invadieron Manchuria. En 1937 se habían apoderado de Pekín y de la mayor parte de la costa china. Los nacionalistas y los comunistas cooperaron finalmente contra el invasor, pero no pudieron hacer gran cosa contra la superioridad de las fuerzas japonesas.
Durante la Segunda Guerra Mundial (1939-45), un gobierno nacionalista gobernó ineficazmente la China desocupada desde una capital provisional en Chongqing. Al final de la guerra, la cooperación nacionalista-comunista duró poco. La Unión Soviética patrocinó al Partido Comunista, que entró en Manchuria en 1946. Así comenzó la guerra civil que duró hasta 1949. Aunque las fuerzas nacionalistas de Chiang Kai-shek recibieron el apoyo de algunos países occidentales, sobre todo de , los comunistas salieron victoriosos. El 1 de octubre de 1949 Mao declaró en Pekín la República China.

Chiang huyó con los restos de sus fuerzas nacionalistas a la isla de Taiwán, donde estableció un gobierno que pretendía ser una continuación de la República de China. Al principio, esa administración fue reconocida como gobierno de China por la mayoría de los países occidentales y Taiwán conservó el asiento de China en el Consejo de de las Naciones Unidas hasta 1971. El régimen autoritario de Chiang fue desafiado periódicamente por la China Roja, que bombardeó las pequeñas islas taiwanesas cercanas al continente. En las décadas de 1960 y 1970, Taiwán perdió gradualmente su reconocimiento como gobierno legítimo de China y, en 1978, reconoció a la República China.

Expansionismo

En 1950 China invadió Tíbet, independiente desde 1916. El dominio chino alienó rápidamente a los tibetanos, que se rebelaron en 1959. El líder religioso tibetano, el Dalai Lama, se vio obligado a huir a la India. Desde entonces, el asentamiento de un gran número de chinos étnicos en las principales ciudades de Tíbet ha amenazado con anegar la cultura tibetana.

Durante las décadas de 1950 y 1960, China se vio envuelta en varias disputas fronterizas y guerras en los estados vecinos. Los comunistas enviaron «voluntarios» a luchar junto a la Corea del Norte comunista durante la Guerra de Corea (1950-53). Hubo enfrentamientos en la frontera soviética en la década de 1950 y en la frontera india en la década de 1960, cuando China ocupó parte del territorio indio.

Desde la creación de la República Popular China, la China comunista y la Unión Soviética fueron aliadas. Al principio, la China comunista dependía de la ayuda soviética para su desarrollo económico. En 1953 se puso en marcha un plan quinquenal al estilo soviético, pero la relación con Moscú ya mostraba signos de tensión. Las dos potencias comunistas se enfrentaron por la interpretación de la ortodoxia marxista. A finales de la década de 1950, la Unión Soviética y China eran rivales, lo que impulsó la carrera armamentística china. La investigación china en armas atómicas culminó con la prueba de la primera bomba atómica china en 1964.

Mao introdujo la colectivización rápida de las granjas en 1955. El plan no contó con la aprobación universal del Partido Comunista, pero su aplicación demostró la autoridad de Mao sobre la suerte de la nación. En 1956 lanzó la doctrina de dejar «florecer cien flores», fomentando el debate intelectual. Sin embargo, las nuevas libertades dieron un giro que Mao no esperaba y llevaron a cuestionar el papel del partido. Se volvieron a imponer controles estrictos y los librepensadores fueron enviados a trabajar al campo para ser «reeducados».

En mayo de 1958 Mao lanzó otra nefasta, el Gran Salto Adelante. Para promover la rápida industrialización y el socialismo, las colectividades fueron reorganizadas en unidades más grandes. No se disponía ni de recursos ni de personal capacitado para esta ingente tarea. Se instalaron altos hornos de patio trasero para aumentar la producción de hierro y acero. El Gran Salto Adelante fue un desastre. Se cree que 30 millones de personas murieron de hambre. Los consejos soviéticos contra el proyecto fueron desoídos y las relaciones con Moscú se rompieron en 1963, cuando se retiró la ayuda soviética. A principios de la década de 1970 se logró un acercamiento con Estados Unidos.

Revolución cultural

Tras publicar sus «Pensamientos» en el «Pequeño Libro Rojo» en 1964, Mao puso en marcha la Revolución Cultural. Los estudiantes militantes se organizaron en grupos de Guardias Rojos para atacar a la jerarquía del partido. Se denunciaba a todo aquel que no mostrara entusiasmo por el pensamiento de Mao Zedong. Miles de personas murieron cuando los estudiantes perdieron el control y el ejército tuvo que intervenir para restablecer el orden.

Tras la muerte de Mao en 1976, la Banda de los Cuatro, dirigida por la viuda de Mao, Jiang Qing, intentó hacerse con el poder. Estos partidarios de la línea dura fueron denunciados y detenidos. China pasó a estar bajo el control de Deng Xiaoping, a pesar de no ostentar ninguno de los grandes cargos del Estado. Deng impulsó la reforma económica. El país se abrió a la inversión occidental. Se designaron zonas económicas especiales y «ciudades abiertas» y la empresa privada regresó gradualmente, a pequeña escala al principio.

La mejora del nivel de vida y una próspera aumentaron las expectativas de libertades civiles. La demanda de un alcanzó su clímax en las manifestaciones de trabajadores y estudiantes de abril de 1989, tras el funeral del líder del Partido Comunista Hu Yaobang. Se celebraron protestas en varias ciudades importantes. En Pekín, donde los manifestantes ocuparon pacíficamente la plaza de Tiananmen, fueron desalojados por los militares, que abrieron fuego, matando a más de 1.500 personas. Los partidarios de la línea dura tomaron el control del gobierno y se impuso la ley marcial de mayo de 1989 a enero de 1990.

Desde 1989, los dirigentes se han centrado en el desarrollo económico. Hong Kong fue devuelto a China por los británicos en 1997 y Macao por los portugueses en 1999. A finales de la década de 1990 se ampliaron cautelosamente las libertades civiles, pero a los ciudadanos chinos se les siguen negando la mayoría de los derechos políticos básicos.

Pekín fue elegida sede de los Juegos Olímpicos de 2008. El trato que China da a Tíbet se convirtió en el centro de atención internacional en vísperas de los Juegos, tras las violentas protestas en Lhasa, la capital tibetana.

Para conocer los antecedentes de la devolución de Hong Kong en 1997, véase en otro lado sus acontecimientos históricos clave.

Historia y Características de la Transformación Política de China

Se suele acudir a la transformación política de la revolucion industrial como primera etapa histórica moderna en este ámbito. Otras cuestiones políticas fundamentales en el proceso de transformación política que han sido importantes para la gestión de la empresa se relacionan a continuación:

  • el proceso de legitimación del régimen y el desarrollo de una «cultura cívica» capaz de apoyar a las nuevas instituciones políticas,
  • la creación de partidos políticos nacionales, capaces de construir plataformas políticas coherentes y establecer vínculos entre las aspiraciones políticas nacionales y locales,
  • el desarrollo de organizaciones intermediarias, como grupos ambientales y de consumidores, organizaciones de empleadores y sindicatos, capaces de proporcionar la infraestructura para una pluralista, yel establecimiento de relaciones ordenadas y un equilibrio de poder entre el ejecutivo y el legislativo.

Específicamente sobre China, en la entrada sobre transformación política de China se incluye la en China (ver también más abajo), la estabilidad de las instituciones democráticas en China, la integración social y política en este país (ver también más abajo) y el control de China sobre su territorio.

También se puede encontrar información respecto a la política regulatoria en China, la geopolítica de China y gobernanza pública de China (incluyendo su coordinación interministerial, y la eficiencia políticas de comunicación de las administraciones públicas).

Estructura Política

Esta sección discute la estructura política de China.

Otros Aspectos Jurídicos, Sociales y Políticos acerca de China

En materia legal, económica, política, histórica y social, hay información adicional en varias entradas sobre China aquí.

Recursos

Véase También

También puede interesar:

Los de arriba son los textos seleccionados para esta plataforma digital sobre países.

Publicado

en

, ,

por

Etiquetas:

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *